El partido del siglo: Wimbledon vs Milton Keynes (1/3)

Del cielo al infierno

“Si el Wimbledon FC puede subir a Primera, no hay ningún logro fuera de nuestro alcance”. Corría 1986 y quien pronunciaba esas palabras en su discurso ante la Confederación de Empresarios Británicos era la primera ministra británica Margaret Thatcher.

Además de uno de torneos tenísticos más importantes del mundo, Wimbledon da nombre a un equipo de fútbol del barrio de Merton, en el sudoeste londinense. Deambuló durante más de un siglo por las categorías inferiores inglesas alejado de las portadas deportivas que ocupaban los innumerables vecinos de la capital (Arsenal, Tottenham, Chelsea, West Ham…) hasta que a mediados de los 80’, solo 9 años después de ingresar en el fútbol profesional y tras 4 ascensos en 5 años, los Dons alcanzaron por primera vez la Primera División inglesa.

No solo lograron admirar a la mismísima premier británica con su meteórico ascenso, sino que en 1988 se alzaron con la FA Cup derrotando contra todo pronóstico al Liverpool. Aquel equipo conocido como The Crazy Gang contaba entre otros con Vinnie Jones, un personaje que tras su etapa futbolística daría el salto a Hollywood para aparecer junto a Brad Pitt en películas como Snatch, cerdos y diamantes. Un argumento tan increíble como el desenlace que aguardaba a los Wombles tras aquel título de Copa que marcó un punto de inflexión en su Historia.

Wimbledon FC won FA Cup 1988
Wimbledon FC tras ganar la FA Cup en 1988

Incapaz de gestionar de forma igual de brillante sus finanzas, el Wimbledon FC se fue precipitando lentamente en una espiral de problemas económicos que acabaron primero con la pérdida de su estadio (1991), después con el descenso a Segunda (año 2000) tras 14 años en Primera y finalmente con una cruel desaparición (2003).

La peor pesadilla

Wimbledon FC badgeLa peor de las pesadillas a las que puede enfrentarse un aficionado al fútbol es la desaparición de su equipo. Los aficionados del Wimbledon FC no solo tuvieron que
afrontar 3 años de rumorología y angustia ante esa posibilidad sino que vieron como aquellos que decían venir a salvar el Club de su vida, acababan por secuestrarlo ante sus ojos con el beneplácito de las autoridades deportivas: los entonces dueños del Wimbledon acordaron con el empresario Pete Winkelman deslocalizar el FC a Milton Keynes (a 80 kms de distancia) para permitir después que se profanara su identidad cambiando nombre, escudo, colores y todo cuanto daba sentido a aquel Club centenario.

Pete Winkelman, tras varios intentos fallidos con otros clubes, vio en la debilidad de los Dons la oportunidad para asestar su particular pelotazo inmobiliario. El ex productor musical trasladaría a Milton Keynes un equipo de fútbol de categoría profesional (por aquel entonces era una de las pocas ciudades de más de 150.000 habitantes sin fútbol profesional) y con ello, haría posible la construcción de un nuevo estadio y la recalificación del espacio aledaño para una gran superficie comercial en un terreno de su propiedad. Una historia de lo más familiar para cualquier aficionado español.MK_Dons

La pesadilla se hacía realidad. Ante sus narices, ignorados y desprotegidos a pesar de su ruidosa movilización, los aficionados del Wimbledon FC vieron como su equipo acababa convertido en mercancía reciclada con destino a Milton Keynes. Sin embargo, aquel duro trance significaría también el inicio de una de las historias deportivas más asombrosas del siglo XXI protagonizada por aficionados anónimos para los que rendirse nunca fue una opción.

-> Continúa en ‘El partido del siglo (II): AFC Wimbledon: el ave fenix

Si te pareció intersante, comparte esta entradaShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

1 comentario en “El partido del siglo: Wimbledon vs Milton Keynes (1/3)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *