Un Espanyol que haga feliz a su gente

Bill ShanklyBill Shankly aterrizó en el 59 en un Liverpool en decadencia que deambulaba por Segunda sin poder acercarse al poderoso Everton del momento; y cambió el rumbo del club, para siempre. Los signos más reconocibles del actual Liverpool, desde el rojo de su uniforme hasta el ‘This is Anfield’ con el que recibe el estadio a propios y extraños, fueron obra de este apasionado escocés que además de 3 Ligas, 2 Copas y 1 UEFA, consiguió forjar una identidad reconocible y perdurable para los reds.

Más allá de sus éxitos deportivos, en la que fue su casa (solía registrarse en los hoteles con la dirección del estadio de Anfield) se le recuerda por haber hecho feliz a la gente: ‘Bill Shankly: He made people happy’ puede leerse en la estatua conmemorativa del 100º aniversario de su nacimiento.

Tratamos de complicarlo pero todo lo que el fútbol puede llegar a ser se circunscribe a las emociones y la felicidad que provoca. Se resume en miles de miradas empujando un balón que transporta sueños infinitos sobre su estela. Pensaba en ello mientras leía la noticia de esa niña “marginada” en el colegio por vestir de blanquiazul y me costaba encontrar algo de felicidad entre las sensaciones que provoca hoy el Espanyol. Muy poco que ofrecer como contrapeso a las injusticias y a la doble moral que nos rodea.

Percibo hartazgo, agotamiento y una cierta resignación producto de ese cortoplacismo gris al que se ha visto reducida la entidad. El contexto social, plagado de sinsabores, penaliza a los equipos que, atenazados por la falta de recursos, se limitan a la resistencia y el sufrimiento. Equipos, que como el nuestro, no son capaces de alimentar con sueños y esperanzas sentimientos cada vez más difíciles de legar. Y no debería ser tan difícil hacer feliz a un perico que es capaz de celebrar los corners como victorias. Seguir leyendo “Un Espanyol que haga feliz a su gente”

RCD Espanyol: el relato

El fútbol es un buen refugio de la realidad. Así solía ser en mi caso hasta que el Espanyol se cruzó en mi camino y pasó a ser una preocupación más (ya sabéis, el fútbol es lo más importante de entre las cosas que no importan… y un buen termómetro para el resto). Ese grado de compromiso irracional de los aficionados es uno de los valores de un club que navega contracorriente sin capitán ni destino y con las fuerzas justas. Un club para alatristes dispuestos a luchar en inferioridad sabiendo que la traición a sus escasas ilusiones llegará a manos de los suyos.

Una familia mal avenida con la que puedes contar en la desgracia y en alguna que otra alegría. El equipo que siempre juega fuera, proscrito en la ciudad que lo vio nacer y vaciado de sentido e identidad por los garantes de un futuro esplendoroso dibujado en papel mojado. Felpudo o fuente de expiación a conveniencia, ha cometido el único pecado capaz de amenazar su existencia: perder el hilo de su propio relato. Seguir leyendo “RCD Espanyol: el relato”

6 errores en la comunicación del RCD Espanyol que lastran su credibilidad

Escudo RCD EspanyolEs fútbol, sólo eso. Es lo más importante de entre las cosas que no importan y sin embargo levanta pasiones, hace reír, saltar, gritar, e incluso llorar. Me confieso un evangelizador del Espanyol. Elegí nadar contracorriente y ser seguidor de un club humilde, luchador y de cantera. Mi espíritu crítico e inconformista encaja a la perfección con un equipo que tiene por bandera la “força d’un sentiment” y “no surrender”. Pero seguir creciendo depende de que se avance en la profesionalización del club y de cuidar al detalle aspectos como su comunicación, una tarea en la que no sólo interviene el departamento de comunicación.

El último mes, el del periodo invernal de altas y bajas, ha evidenciado una gran descoordinación interna y la ausencia de un argumentario compartido en el seno del club. Se ha actuando de forma improvisada ante situaciones previsibles (ventas de jugadores). La credibilidad del club y sus portavoces ha quedado en entredicho ante los seguidores, que para informarse y comentar han optado en muchos casos por fuentes no oficiales como Twitter (#rcde, #rcdespanyol), informadores (@edudebatlle, @quehasdinat, #frac1) o canales oficiales de los clubes con los que mantenía conversaciones el Espanyol (Milan y Napoles). Estos han sido algunos de los errores y oportunidades desaprovechadas:

  1. Multiplicidad de portavoces y ausencia de liderazgo:En este periodo de traspasos, hasta 7 miembros del club han realizado manifestaciones en representación del Espanyol: Ramón Planes, Director deportivo; Germán de la Cruz; Responsable de la parcela deportiva; Sergio Oliveró, hombre fuerte del área económica; Ramón Condal, Vicepresidente; Maucicio Pochettino, Entrenador; Joan Collet, Consejero delegado; y el presidente Daniel Sánchez Llibre (una vez confirmadas las ventas). Nadie ha liderado la comunicación oficial del club. Seguir leyendo “6 errores en la comunicación del RCD Espanyol que lastran su credibilidad”