Entrevista en el podcast Comunica de Raimon Sastre

Entrevista podcast Comunica Sergio Aguilar
Poniendo a prueba su criterio como productor,  Raimon Sastre
ha tenido a bien entrevistarme en su podcast Comunica. Charlamos sobre comunicación, reputación, intangibles y un amplio ‘varios’ en el que se incluye información de servicio sobre la reparación de un ascensor que nor atormentó en algunos momentos.

¿por qué me dedico a la comunicación?, ¿qué es la reputación?, ¿qué une y separa a periodistas y comunicadores?… dentro audio!

Hasta la próxima.

Comunicación punk: ¡Es la reputación, stupid!

Reputación, comunicación

(Esta es una de esas historias que gustará leer a todas esas malas personas que disfrutan imaginando al autor hacer el ridículo, incluso cuando lo hace con fines pedagógicos: explicar de forma amena elementos de la comunicación y el marketing que puedan resultar confusos o abstractos). 

Allí andábamos mi hermano y yo, leyendo especificaciones técnicas de tablets en el centro comercial: memoria, RAM, núcleos, pulgadas, megapixels de la cámara… En el proceso consultamos con diferentes expertos de la tienda para priorizar los aspectos clave en la compra. Bueno, en realidad no era nuestra compra, era un encargo de mi madre que buscaba el regalo ideal para mi padre, recién jubilado.

Detengámonos un momento aquí porque como en toda historia es importante presentar a los personajes: mi padre era un exprofesor, leído y lector que vivía en un mundo analógico en el que había dejado entrar el mando de la TV por casualidad. Podemos decir que no es un early adopter. Y en esas, mi madre, que tampoco es que fuera programadora informática pero que a su lado parecía Zuckerberg, nos encargó buscar una tablet con la que él pudiera digitalizar sus hábitos de lectura.

La tablet perfectaReputación, comunicación

Y así aparecemos mi hermano y yo en aquella tienda repleta de tecnología en la que nos dejó mi madre con un objetivo claro: encontrar la mejor tablet del mundo para que mi padre leyera el periódico.

Nos repartimos los estantes y las marcas y empezamos a comparar modelos: resolución, velocidad, peso, capacidad de almacenamiento, precio, memoria…

Fue una tarea titánica pero después de cerca de dos horas encontramos la tablet perfecta. Todo encajaba, la habían diseñado para mi padre: una buena cámara, una pantalla grande, dos núcleos, RAM suficiente para todos los usos previstos e imprevistos y suficiente memoria para guardar todo lo leído en su vida. En fin, una tablet 10 a un precio excelente.

Con la satisfacción del trabajo bien hecho y la seguridad de quien se sabe ganador, llamamos a mi madre para que viniera a dar su bendición. Le enseñamos el hallazgo orgullosos y sonrientes esperando su felicitación por el trabajo de I+D pero lo que encontramos nos dejó helados: levantó la vista de la tableta y nos dijo “sí, es bonita pero yo creo que a vuestro padre le va a gustar más la de la manzanita”.

5 años de carrera y un Master de comunicación y no vi venir aquello Seguir leyendo “Comunicación punk: ¡Es la reputación, stupid!”

5 podcasts de marketing y comunicación marca de la casa

Podcast

No protestaba cuando de pequeño me enviaban a dormir porque en la cama me esperaba la radio. El dial del radiodespertador y el walkman se convirtieron en mi particular Spotify o Ivoox, de la misma forma que el Teletexto fue una especie de Internet en los 90′.

Cada noche movía la ruedecita emocionado, ansioso por descubrir un nuevo programa que me mantuviera despierto hasta las mil: La Rosa de los vientos, El Larguero, Arús con leche, Si amanece nos vamos… qué noches tan maravillosas me brindó la radio a lo largo de los años y cuántas horas de sueño me dejé entre jingles.

No pretendo convertir esta entrada en una recopilación de momentos ñoños de mi infancia, solo poner en valor el poder de la radio y su magia incomparable, también hoy.

Radio y multitasking: una historia de amor

En la era del multipantallismo la radio es el medio que mejor se adapta a la realización de otras actividades y hoy, gracias a Internet, permite también disfrutarla dónde, cuándo y cómo quieras. En ese contexto, el podcasting ha emergido como una tendencia en auge tanto a nivel internacional como nacional.

Yo mismo he estado tentado de lanzar mi propio podcast enfocado en casos prácticos y actuales de la comunicación pero la falta de tiempo y el sentido común de mi mujer me han disuadido de empezar algo (más) que no sé si podré mantener con una mínima periodicidad. Guardo en la recámara de Google Keep mi plantilla de formato, una decena de temas para arrancar y algunas locas ideas de nombres para el programa que nunca verán la luz.

Separando el grano de la paja

Para un oyente, uno de los retos a salvar es encontrar el contenido que realmente busca en un contexto de sobreabundancia (para el podcaster, como para cualquier creador de contenido, el reto es posicionarse y resultar atractivo). Ya sea puro entretenimiento o contenido especializado de ámbito académico/profesional, la oferta es casi infinita y lleva su tiempo discernir el grano de la paja.

Lo que a continuación os comparto es una selección de 5 podcasts con sello propio que considero altamente recomendables para todos los interesados en comunicación, marketing o en el ecosistema digital en general. No son los 5 mejores (o sí), simplemente son 5 espacios que bajo mi punto de vista aportan valor, están preparados y ejecutados con calidad, mantienen una regularidad contrastable y casi siempre desatan mi curiosidad y me llevan a leer o buscar más información sobre los temas que plantean. Seguir leyendo “5 podcasts de marketing y comunicación marca de la casa”

Hola Cataluña, hola Espanya

El triunfo de los valores (II)

Adéu Espanya fue uno de los eslóganes más reproducidos en la manifestación del pasado 10 de julio contra la sentencia del Constitucional y el recorte al Estatut. Decir adiós es tan tajante que solemos sustituirlo a menudo por un cordial “hasta pronto” o un coloquial “nos vemos”. El “adiós” está reservado para las despedidas solemnes, para dar por cerrada una conversación sin esperanza de continuidad o para separaciones indefinidas. Es un término que denota distancia y cierta frialdad, algo que convierte el mensaje del pasado sábado en algo premeditado y alejado del calentón del momento. Lo que ese Adéu Espanya denota es hastío y desgana, un mensaje de renuncia a tender puentes y un claro síntoma de agotamiento de una parte de la población catalana, que por encima de razones y sinrazones se muestra impotente ante la incomunicación de sus representantes.

En el baile de cifras sobre el número de asistentes, algunos han olvidado que lo importante es el mensaje: los ciudadanos (catalanes) quieren estar en el centro de las conversaciones que les afectan y no sentirse consortes cada 4 años. Quieren que su opinión sea escuchada. El grado de incomunicación alcanzado entre los diferentes actores de esta película (que dura tanto como la de la propia historia de España) hace inviable un diálogo necesario. Los “debates” políticos y “tertulias” mediáticas sobre actualidad política se han convertido en monólogos sordos en los que nadie escucha y en caldo de cultivo para los separadores.

Como recogía en la entrada precedente, el valor del Mundial de fútbol conquistado por la Selección española no estriba (sólo) en el título, sino en la forma de conseguirlo y el ejemplo dado, tanto a nivel externo como interno (sin duda, la mejor campaña de branding que ha realizado España en los últimos años). Y es que, como apunta Javier Villalba en su blog, la comunicación interna debe jugar un papel fundamental en el futuro de las relaciones del Estado, tanto en el ámbito administrativo como (sobre todo) en el plano emotivo: es obligado tender puentes, volver a la escucha activa, a la empatía y el respeto.

Para dejar de ser un problema (en plena crisis, es la tercera preocupación de los españoles según el barómetro del CIS) y convertirse en parte de la solución, es necesario que los políticos actúen desde la responsabilidad y que articulen nuevas fórmulas de participación ciudadana que acerquen la política a la calle. De la clase política depende redirigir el rumbo y servir de ejemplo a unos medios y una sociedad cada vez más polarizada. El desapego entre los ciudadanos y sus representantes políticos es cada vez más palpable y reproduce lo que hace unas semanas comentábamos en relación a los medios de comunicación offline que están entrando en el mundo online sin entender el medio y los usuarios. El último ejemplo lo tenemos con The Times y el lanzamiento de su versión digital de pago, algo que según Guardian (el principal beneficiado) les ha llevado a reducir un 93% su tráfico.

España será lo que de ella hagamos entre todos (también aquellos que hoy no se sienten representados y abogan por la separación), pero ese entre todos parte del respeto a las diferencias y del refuerzo de los elementos compartidos. Ese entre todos sólo es posible a partir del desbloqueo de posiciones estancas y de la renuncia a prejuicios y anacronismos que nos distancian. Ese entre todos sólo es posible a partir de una conversación continua en la que todas las voces sean tenidas en cuenta.

No es momento de dejar de lado a nadie porque todos somos necesarios para afrontar los retos del futuro. Es momento de que España se reinvente a partir de nuevos valores en los que todos nos sintamos representados (valores como los transmitidos por la Selección española de fútbol) y de mirar al futuro en clave de suma. Es el momento de los ciudadanos, es el momento de tender puentes a través de la comunicación.

–    Hola Cataluña.
–    Hola Espanya.