8 pasos para encontrar piso sin desesperar en el intento

Buscar piso Barcelona
Uno de los procesos que suele requerir más tiempo y energía, especialmente en grandes capitales como Madrid o Barcelona, es la búsqueda de piso. Es una tarea que he afrontado más de una decena de veces y en cada una de ellas, algunas situaciones me han llevado de la indignación a la carcajada en cuestión de segundos. Teniendo en cuenta que el mes de septiembre es un mes de trasiego y mudanzas para muchos, quiero compartir con vosotros 8 consejos que os ayuden a optimizar vuestro tiempo y a encontrar piso sin desesperar en el intento:

  1. Define claramente tu objetivo:

    Precio máximo, fecha límite, zonas deseadas, características irrenunciables del inmueble, estado de conservación, amueblado/no amueblado, número de habitaciones… Cuanto más preciso seas en tu descripción más fácil te resultará encontrar lo que deseas. Ah, ¡ponlo por escrito!

  2. Realiza una profunda investigación de mercado

    Sondea todos los portales y plataformas públicas y privadas, pregunta a amigos y conocidos y crea una rutina diaria. Es el momento de crear cuentas de usuario y filtrar resultados en base a tus criterios.

  3. Jerarquiza tus prioridades

    Aunque tus objetivos serán razonables, tenerlo todo en la vida es imposible. Una vez metido en faena, encontrarás pisos que “casi” cubren todas tus necesidades. En caso de “empate técnico”, no dejes que la indecisión te paralice, ten preparadas respuestas a tus dudas y criterios para decidir rápido.

  4. Planifica

    Saca partido a tu agenda. Intenta planificar tus visitas racionalmente, aprovechando cada desplazamiento para ver el mayor número de pisos en la zona. No te guardes ninguna pregunta durante la visita y toma notas que te ayuden a recordar los detalles (no, después no te acordarás de todo). En caso de estar plenamente satisfecho con lo que ves y escuchas, plantea una negociación, mostrando también tus cualidades como inquilino/comprador.

  5. Analiza inmediatamente

    Tras las visitas debes calibrar si lo que has visto se ajusta o no a lo que buscas. No tengas miedo en descartar pisos ni en volver a contactar con el propietario de inmediato para contrastar datos y concertar una nueva cita de negociación si es posible.

  6. Toma decisiones rápidas

    Evita frases como “lo voy a pensar y la semana que viene llamo” (seguramente ya no estará disponible) o “me gusta mucho pero prefiero seguir mirando para tener más dónde escoger” (con suerte, el número de nuevos pisos disponibles solo compensará las bajas de tu lista de favoritos). Esa indecisión te hará perder tiempo, oportunidades y sobre todo, te sumirá en un mar de dudas que te abocará a prisas de última hora. Si el piso no te convence, no te convencerá pasados 3 días y si te gusta y cumple tus mínimos, no des oportunidad a que se te adelanten.

  7. Véndete como inquilino/comprador

    Si te interesa un inmueble, muéstrate prudentemente interesado y trata de renegociar a tu favor las condiciones iniciales, algo en lo que será fundamental la confianza y seriedad que transmitas al propietario/administrador. Debes ser empático, confiable y decidido. No saques a relucir posibles malas experiencias pasadas y aplaca las reticencias del propietario con grandes dosis de seguridad y solvencia a partir de tus puntos fuertes (situación contractual, experiencia pasada, propósito, etc.). Debes leer la situación en el momento y orientar la conversación hacia el contexto que te sea más favorable.

  8. Deja tu propuesta/reserva por escrito

    Por desgracia, las palabras se las lleva el viento. Tu propuesta debe quedar por escrito y con una paga y señal.

En conclusión

Mi experiencia me confirma que la falta de planificación me hizo perder mucho tiempo durante el proceso de búsqueda de piso. Esta lista es ampliable, por lo que estaré encantado de modificar el listado a partir de vuestras recomendaciones. ¿con qué os habéis encontrado en vuestras búsquedas de piso?

Siguiente entrada: Anécdotas y consejos de un buscador de piso

Sonrisas 2.0

Todos vivimos, queramos o no, en un mundo dominado por dinámicas que escapan a nuestro control. Por sí sola, nuestra voluntad no será suficiente para resolver las grandes cuestiones que nos han preocupado a lo largo de la historia y aceptémoslo, es muy posible que ningún libro hable de nosotros cuando hayamos muerto –tal vez alguna entrada-. ¿Acaso eso importa?

Las calles, el metro, la oficina o las aulas están llenas de caras tristes, de incertidumbre, de mal humor, de egoísmo, de rabia contenida, de impotencia, de sarcasmo, de indiferencia, de distancia y de todas esas cosas que convierten nuestro día a día en rutina abocada, en el mejor de los casos, al olvido. Pero todo eso puede cambiar con una simple sonrisa. Sí, una sonrisa puede hacerte despertar de ese letargo en el que sin darte cuenta entras cuando te compadeces por lo que no tienes, por lo que te falta.

Regala tu sonrisa a los demás sin esperar nada a cambio. Muy posiblemente se tornarán 2.0 y generarán una interactividad complice con esos que ahora te parecen esquivos. Es el poder de la comunicación no verbal, es el poder de los pequeños gestos que, si bien no pueden cambiar de órbita a la Tierra, sí ayudan a llenar las calles, el metro, la oficina o las aulas de alegría, seguridad, optimismo, solidaridad, afecto, entereza, amabilidad, emoción y empatía.

No comments

Una joya comunicativa de quilates incalculables. Un modelo de rueda de prensa en el que la locuacidad, expresividad y empatía de César Alierta quedan patentes. Son muchos los análisis y reflexiones posibles pero es preferible que juzguen ustedes mismos.