¿Por qué te ríes si no tiene gracia?

Torneo Internacional sub 12 de la Liga PromisesLa niña miraba a su madre incrédula, incapaz de descifrar aquel código social que empuja a reír sin ganas para rellenar segundos en conversaciones intrascendentes trufadas de generalidades y silencios incómodos. Protocolos de supervivencia social que sin duda acabará por aprender a fuerza de imitar a sus mayores.

Si ya es decepcionante que les pongamos ante espejos trucados para deformar su perspectiva desde bien pequeños, lo es aún más que nos congratulemos ante sus monstruosas poses. El reciente Torneo Internacional sub 12 de la Liga Promises es un buen ejemplo de ello. Niños de menos de 12 años jugando para las cámaras de televisión, imitando el look y los gestos de sus ídolos, vestidos como auténticos profesionales sin obviar el más mínimo detalle. Compitiendo por encima de sus posibilidades, incapaces todavía de entender la dimensión de sus actos al amparo de familias enfervorecidas con la evolución de sus aspirantes a prodigios (del balón).

Aturdidos por medios a la caza del escudo adecuado en la figura mejor moldeada, nada escapó al guión de los nuevos tiempos basados en la fugacidad de la apariencia. Los escasos gestos y actitudes propios de infantes activaron las sonrisas justas para autoafirmar a los padres de la(s) criatura(s).

“No hay nada malo en que los niños disfruten una experiencia única” me han dicho algunos entendidos en la materia. Supongo que no lo habría, si después de que señalaran su nombre en la camiseta al marcar un gol o de que buscaran la cámara antes que a sus compañeros para celebrarlo encontraran reprobación en lugar de mucha gente dispuesta a reírles la gracia, aunque no la tenga.

¿Ves fútbol o vives el fútbol?

Como ya es costumbre, la actualidad perica viene cargada de noticias que alimentan un irracional deseo de que llueva napalm sobre el Power8. Por suerte, luego llega el domingo y, parafraseando a Toshack, vuelves a apoyar a esos cabrones (11 sobre el campo) que para bien o para mal tienen parte del futuro del Espanyol en sus pies y manos.

Y es que, a pesar de todo y de todos, ser perico es una recomendable experiencia que podemos convertir en algo único y atractivo; si sabemos construirla y venderla, si le perdemos el miedo a ser irreverentes y a abrir el Club a la comunidad, si arriesgamos, si nos lo creemos…

Navegaba entre deseos y ensoñaciones cuando hace unas semanas di en twitter con Eduard Voltas, editor de la revista Time Out Barcelona. Publicaba Eduard en su cuenta la creación de un ‘Hub de contenidos’ (un punto en el que concentran información práctica, además de actividades, lugares, hitos, etc.) pensado para estudiantes extranjeros en Barcelona. Entre esos ‘must’, no podía faltar la sección FC Barcelona: “Barça & Bcn”.

Con un poco de sorna le recordé eso de que Barcelona es més que un Club y con lacónica condescendencia me emplazó a un ya-si-eso futuro que todavía no ha llegado.

Futur Espanyol

Más allá de la sintomática anécdota, constaté en aquel momento 3 cosas:

1) Que la contradicción es inherente al ser humano: aquellos que más colores necesitan para dibujar la vida no usan luego más de dos para pintar el deporte.

2) Que la indiferencia es peor que el rechazo.

3) Y que el Espanyol sólo sobrevivirá otros 114 años si consigue crear y alimentar una comunidad propia basada en la participación y la experiencia compartida. Seguir leyendo “¿Ves fútbol o vives el fútbol?”

Con la libreta cargada

PeriodismoCrucé el umbral de la puerta excitado por la emoción de la primera vez y en la penumbra vi aquella figura voluminosa, tosca, de mirada sucia y voz desagradable. Me detuve a escucharlo a unos metros de distancia, hablaba sin reparos de dar y quitar ante un corrillo de compadres. Lo hacía subido a la soberbia de quién se sabía por encima del bien y del mal, dueño (del destino) de todo(s) lo(s) que le rodeaba(n).

Han pasado casi 12 años y sigo teniendo grabado a fuego ese fresco en el Ayuntamiento de mi pueblo. La inocente temeridad del momento me llevó a creer que la cámara, el micrófono y la libreta serían armas más que suficientes para dar la batalla a aquel cacique y a todos los que como él, se creyeran con derecho de pernada. Lo creí de verdad, tal como un día le dijo José Monerri a su entonces discípulo Pérez-Reverte; luego empecé a contrastar los hechos. Seguir leyendo “Con la libreta cargada”

Petición de sueldo político variable ligado al cumplimiento del programa

Firma en change.org la petición dirigida al Congreso, al Senado y a la Generalitat de Catalunya para que los políticos cobren un sueldo variable ligado al cumplimiento de su programa electoral. No te llevará más de 30 segundos:

FIRMAR PETICIÓN en Change.org

La última campaña electoral sufrida, la catalana (como todas las anteriores), nos sumergió en el habitual océano de promesas, programas electorales modélicos y discursos vacíos que acaban en incumplimientos sin consecuencias. Ésta, es una sencilla propuesta trata de combatir esa mentira sistemática que erosiona el núcleo del sistema: exigir a candidatos y partidos que en caso de ostentar responsabilidad de gobierno, se comprometan a ligar un porcentaje de su sueldo al cumplimiento del programa electoral presentado.

El objetivo de esta propuesta que podéis firmar en change.org es promover una regeneración democrática que devuelva una parte de la credibilidad perdida a partidos y políticos. Tal y como afirma Luis Miguel Díaz-Meco, responsable de comunicación en una institución pública “el sueldo político variable ofrece la oportunidad de otorgar legitimidad a una labor que actualmente no la tiene y puede contribuir a sembrar las primeras semillas para una auténtica regeneración democrática que incluya conceptos ahora vacíos de contenido como apertura, transparencia o participación ciudadana real.” Seguir leyendo “Petición de sueldo político variable ligado al cumplimiento del programa”