La señora del Eixample

Debe tener unos 45 años, tal vez 50. Aspecto pulcro y aseado, poco maquillaje, escasa ornamentación y media melena rubia en la que se entremezclan las canas. Su calculada forma de sentarse y sus delicados movimientos desprenden un toque a medio camino entre lo recatado y lo coqueto. Tal vez por esto último, elige diademas … Sigue leyendo La señora del Eixample