Barcelona teñida de blanco

Comparte

Ni el diálogo social, ni el paro, ni Belén Esteban. Hoyel titular estaba al otro lado de la ventana en forma de nieve. Barcelona se ha cubierto de blanco (no va con segundas) y ha hecho saltar todas las alarmas en trabajos, centros públicos y transportes. A esa realidad de aparente parálisis han escapado los niños, esas almas impolutas que todavía disfrutan con naturalidad de las cosas más sencillas.

La meteorología se ha convertido en una fuente informativa de primer orden en los últimos tiempos y es muy posible que la irresponsable acción del hombre haya sido la principal causante de este encumbramiento mediático. Los espacios meteorológicos de los informativos vuelven a estar de moda, aunque eso sí, digan lo que digan por la noche, yo seguiré llevando el paraguas bajo el brazo al salir de casa cada mañana (aunque me salude un sol radiante a las 9 de la mañana).

Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *