¿Por qué te ríes si no tiene gracia?

Torneo Internacional sub 12 de la Liga PromisesLa niña miraba a su madre incrédula, incapaz de descifrar aquel código social que empuja a reír sin ganas para rellenar segundos en conversaciones intrascendentes trufadas de generalidades y silencios incómodos. Protocolos de supervivencia social que sin duda acabará por aprender a fuerza de imitar a sus mayores.

Si ya es decepcionante que les pongamos ante espejos trucados para deformar su perspectiva desde bien pequeños, lo es aún más que nos congratulemos ante sus monstruosas poses. El reciente Torneo Internacional sub 12 de la Liga Promises es un buen ejemplo de ello. Niños de menos de 12 años jugando para las cámaras de televisión, imitando el look y los gestos de sus ídolos, vestidos como auténticos profesionales sin obviar el más mínimo detalle. Compitiendo por encima de sus posibilidades, incapaces todavía de entender la dimensión de sus actos al amparo de familias enfervorecidas con la evolución de sus aspirantes a prodigios (del balón).

Aturdidos por medios a la caza del escudo adecuado en la figura mejor moldeada, nada escapó al guión de los nuevos tiempos basados en la fugacidad de la apariencia. Los escasos gestos y actitudes propios de infantes activaron las sonrisas justas para autoafirmar a los padres de la(s) criatura(s).

“No hay nada malo en que los niños disfruten una experiencia única” me han dicho algunos entendidos en la materia. Supongo que no lo habría, si después de que señalaran su nombre en la camiseta al marcar un gol o de que buscaran la cámara antes que a sus compañeros para celebrarlo encontraran reprobación en lugar de mucha gente dispuesta a reírles la gracia, aunque no la tenga.

Si te pareció intersante, comparte esta entradaShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Refugio

RefugiadosTodos, sin excepción, vamos cargándonos a lo largo de la vida de prejuicios y etiquetas que nos facilitan la clasificación de todo aquello que no cabe en nuestras cabezas; algunos, conscientes de ello, intentan combatir la enfermedad y se dedican a observar, conversar, estudiar y preguntar; sin pretender juzgar el pasado con los ojos de hoy, abiertos a la posibilidad de no estar en posesión de la verdad absoluta, e incluso, los más osados, dispuestos a admitir que albergan contradicciones. Otros, muchos, demasiados, prefieren aferrarse a lo conocido, a las “ideas” propias, buscando incesantemente refuerzo a sus planteamientos, jaleando a todo/s aquello/s que les permita autoafirmarse, teniendo siempre a mano precintos de emergencia con los que poder sellar a cal y canto su zona de confort. Seguir leyendo “Refugio”

Si te pareció intersante, comparte esta entradaShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

Corriendo huerto adentro

EspañaCorría huerto adentro cada vez que escuchaba el sonido de un avión sobrevolando el pueblo. El miedo a esa guerra eterna que es España se clavó en su alma y nunca le abandonó. Mi tata (mi tío bisabuelo en realidad) era un buen hombre o lo que es lo mismo, un pobre hombre a manos de este vil lugar. La guerra se cruzó en su camino y los fogones a los que algún general caritativo le destinó le libraron de una muerte segura. Cualquiera de los que lo conocimos sabemos que no hubiera sido capaz de empuñar más que la hoz y la azada con la que se ganó la vida. Seguir leyendo “Corriendo huerto adentro”

Si te pareció intersante, comparte esta entradaShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

La verdadera Marca España

Marca España
Fuente de la imagen http://www.bululu2120.com/2012/04/22/lectura-de-el-quijote-para-el-dia-del-libro/

Lo oigo casi a diario desde hace un tiempo y las sensaciones que me provoca han ido evolucionando desde el enfado inicial a la indiferencia pasando por la burla. Es la vacía Marca España: ese ente abstracto e indefinido que debería servir para proyectar un qué, un cómo y un para qué de España que ayudara a mejorar la percepción sobre nosotros. Y es en ese ‘nosotros’ dónde radica lo ilusorio: porque antes de pensar en la marca, deberíamos ser capaces de definirnos; y en esta encrucijada llamada España, lo único que tenemos claro es todo lo que no somos y todo lo que no queremos ser.

Es más, en el improbable caso de que nos pusiéramos de acuerdo para definir lo que somos, o mejor dicho, en el improbable caso de que nos pusiéramos de acuerdo, sin más, necesitaríamos ir un paso más allá para establecer juntos una meta, un objetivo, un qué-queremos-ser-de-mayores. Seguir leyendo “La verdadera Marca España”

Si te pareció intersante, comparte esta entradaShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

15M: aniversario de un (primer) intento fallido

15MLa casta/clase/profesión política sintió miedo ante el 15-M. Durante algunas semanas el desconcierto se apoderó de gobernantes nepotistas,  administradores de la nada, asesores ociosos y demás grasa albergada en el núcleo de un sistema atrofiado (sí, también hay músculo). Lo desconocido agudizó los sentidos de representantes públicos de toda índole. No sabían qué era aquello pero tenían claro que representaba una amenaza a su apoltronamiento, y como chamanes de una tribu advertida, fueron asomándose a medios, sedes y atriles para pedir al ‘maligno’ que se manifestara. Los palos de ciego en busca de un enemigo al que no conseguían atizar provocaban sorna y retroalimentaban la indignación.

Las plazas, las calles y las redes se llenaron de un líquido inflamable que reclamaba Cambio. Un movimiento invertebrado, sin líderes ni sedes que se extendía como una mancha de aceite impregnándolo todo. Sindicatos, partidos, patronales, organismos e instituciones se afanaban por dibujar un retrato robot al que poder clasificar y desactivar. Su situación era alarmante: no acertaban a dar con la ventanilla adecuada en la que cloroformizar a esa orda creciente de ciudadanos indignados que ya no necesitaban formularios oficiales para gritar al mundo su rabia. Seguir leyendo “15M: aniversario de un (primer) intento fallido”

Si te pareció intersante, comparte esta entradaShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone