5 canciones de película para comerte el mundo (1/2)

Escena de Snatch, película que incluye a Oasis en su banda sonora
La banda sonora de nuestra vida incluye canciones que nos ayudan sobrellevar los malos momentos, otras que nos hacen vibrar y melodías sobre las que tatareamos nuestro días de gloria (vividos, imaginados o reeditados): la música dota de un mayor significado a nuestros recuerdos. De la misma forma, logra que muchas películas sean tan recordadas por su imagen como por el sonido con el que maestros como John Williams, Hans Zimmer o Ennio Morricone las bendicen.

Obras cuyo paso a la historia ha venido dado por la perfecta simbiosis de una determinada escena con una pieza ad hoc de alguno de los grandes maestros o bien gracias a canciones que retroalimentaron su popularidad con las creaciones en las que fueron incluidas. Tras repasar los 5 diálogos de película a los que más he recurrido para preparar mis pequeños grandes momentos, recopilo una selección de 5 canciones que formaron parte de algún largometraje y que alimentarán tus ganas de salir a comerte el mundo:

5) Gonna Fly now – Bill Conti

Rocky (1976)

Un clásico que a pesar del paso del tiempo y lo manido de su uso, sigue ayudando a subir a las cotas más altas cargado de energía.

Bonus Track: un regalo de quilates incalculables, la versión que nos brinda Retrato Robot (Advertencia: no volveréis a ser los mismos después de escucharla) – https://www.youtube.com/watch?v=gz5zsisFWj4

4) Blue Monday – New Order

24 hour party people (2002)

Significó el auge de la música dance y electrónica a mediados de los 80 y sigue teniendo el honor de ser el single lanzado por una discográfica independiente más vendido de la historia. Factory Records perdió 2 peniques con cada single vendido: todo esto y mucho más sobre la escena musical de Manchester lo encontraréis en la genial película de Michael Winterbottom.


Seguir leyendo “5 canciones de película para comerte el mundo (1/2)”

Si te pareció intersante, comparte esta entradaShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

5 discursos de película

Al Pacino en Un domingo cualquiera
Al cine debemos exigirle que nos haga sentir, aunque sea mal. Cualquier cosa menos indiferencia. De una buena película podemos esperar además que  nos lleve a descubrir emociones y lugares de nosotros mismos que desconocemos o creíamos desaparecidos. En definitiva y parafraseando al gran Robe de Extremoduro, lo deseable es que la ola que surge del último suspiro de un fotograma nos transporte mecidos hasta el siguiente.

Algunos discursos/diálogos de película han logrado levantarme del asiento, me han revuelto el estómago y me han llevado durante una fracción de segundo a querer iniciar una revolución. Son esas escenas que pagan una película entera, incluso toda la carrera de un director porque te cambian, aunque sea como digo por un segundo. Momentos que te hacen replantearte lo que sabes o crees saber.

No pretendo recopilar los mejores discursos de la historia del cine (eso lo dejo para expertos en la materia como Carlos Marañón y su Cinemanía), sencillamente comparto los 5 discursos/diálogos de película a los que más he recurrido para afrontar mis pequeños grandes momentos con el “tono” adecuado:

5) 300 (2006) – Zack Snyder

‘De griego libre a griego libre’

El poder de la comunicación y la importancia del relato como elemento movilizador.

4) Gattaca (1997) – Andrew Niccol

‘Nunca me reservé nada para la vuelta’

La actitud como elemento determinante por encima de cualquier lógica o aptitud.


Seguir leyendo “5 discursos de película”

Si te pareció intersante, comparte esta entradaShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

El partido del siglo

Capítulo 1: del cielo al infierno

“Si el Wimbledon FC puede subir a Primera, no hay ningún logro fuera de nuestro alcance”. Corría 1986 y quien pronunciaba esas palabras en su discurso ante la Confederación de Empresarios Británicos era la primera ministra británica Margaret Thatcher.

Además de uno de torneos tenísticos más importantes del mundo, Wimbledon da nombre a un equipo de fútbol del barrio de Merton, en el sudoeste londinense. Deambuló durante más de un siglo por las categorías inferiores inglesas alejado de las portadas deportivas que ocupaban los innumerables vecinos de la capital (Arsenal, Tottenham, Chelsea, West Ham…) hasta que a mediados de los 80’, solo 9 años después de ingresar en el fútbol profesional y tras 4 ascensos en 5 años, los Dons alcanzaron por primera vez la Primera División inglesa.

No solo lograron admirar a la mismísima premier británica con su meteórico ascenso, sino que en 1988 se alzaron con la FA Cup derrotando contra todo pronóstico al Liverpool. Aquel equipo conocido como The Crazy Gang contaba entre otros con Vinnie Jones, un personaje que tras su etapa futbolística daría el salto a Hollywood para aparecer junto a Brad Pitt en películas como Snatch, cerdos y diamantes. Un argumento tan increíble como el desenlace que aguardaba a los Wombles tras aquel título de Copa que marcó un punto de inflexión en su Historia.

Wimbledon FC won FA Cup 1988
Wimbledon FC tras ganar la FA Cup en 1988

Incapaz de gestionar de forma igual de brillante sus finanzas, el Wimbledon FC se fue precipitando lentamente en una espiral de problemas económicos que acabaron primero con la pérdida de su estadio (1991), después con el descenso a Segunda (año 2000) tras 14 años en Primera y finalmente con una cruel desaparición (2003).

La peor pesadilla

Wimbledon FC badgeLa peor de las pesadillas a las que puede enfrentarse un aficionado al fútbol es la desaparición de su equipo. Los aficionados del Wimbledon FC no solo tuvieron que
afrontar 3 años de rumorología y angustia ante esa posibilidad sino que vieron como aquellos que decían venir a salvar el Club de su vida, acababan por secuestrarlo ante sus ojos con el beneplácito de las autoridades deportivas: los entonces dueños del Wimbledon acordaron con el empresario Pete Winkelman deslocalizar el FC a Milton Keynes (a 80 kms de distancia) para permitir después que se profanara su identidad cambiando nombre, escudo, colores y todo cuanto daba sentido a aquel Club centenario.

Pete Winkelman, tras varios intentos fallidos con otros clubes, vio en la debilidad de los Dons la oportunidad para asestar su particular pelotazo inmobiliario. El ex productor musical trasladaría a Milton Keynes un equipo de fútbol de categoría profesional (por aquel entonces era una de las pocas ciudades de más de 150.000 habitantes sin fútbol profesional) y con ello, haría posible la construcción de un nuevo estadio y la recalificación del espacio aledaño para una gran superficie comercial en un terreno de su propiedad. Una historia de lo más familiar para cualquier aficionado español.MK_Dons

La pesadilla se hacía realidad. Ante sus narices, ignorados y desprotegidos a pesar de su ruidosa movilización, los aficionados del Wimbledon FC vieron como su equipo acababa convertido en mercancía reciclada con destino a Milton Keynes. Sin embargo, aquel duro trance significaría también el inicio de una de las historias deportivas más asombrosas del siglo XXI protagonizada por aficionados anónimos para los que rendirse nunca fue una opción.

Capítulo 2: AFC Wimbledon, el Ave Fénix

AFC Wibledon: we are the resurrection

El AFC Wimbledon nació en 2002 sobre las cenizas del maltrecho Wimbledon FC, en las profundidades de la pirámide futbolística inglesa (9ª categoría), herido y despreciado por organismos deportivos que se atrevieron incluso a cuestionar su (re)nacimiento.

Si llegar a Primera en los años 80 había resultado inverosímil hasta para Margaret Thatcher, lo que este grupo de aficionados iba a lograr acabaría por conquistar hasta Hollywood.

AFC wimbledon badgeDeterminados a evitar errores del pasado, el nuevo Club nació regido por y para los aficionados (Dons Trust) nadando contra corriente hacia los orígenes del fútbol. Consiguieron aproximarse a sus raíces adquiriendo tras muchos esfuerzos un pequeño estadio en Kingston upon Thames desde el que hoy continúan proyectando su retorno definitivo a Merton.

Su crecimiento deportivo les llevó a escalar año a año por la pirámide hasta ingresar de nuevo en la Football League (fútbol profesional) en 2011, siendo el primer club en lograrlo habiendo nacido en el siglo XXI. En total, 5 ascensos en 9 años, manteniendo intacto el espíritu fundacional de regirse por principios democráticos tutelados por los propios aficionados, reestableciendo los puentes con su comunidad original en Merton y mostrándose como fuente de inspiración para todos aquellos que se crecen ante la adversidad.

Se cierra el círculo

AFC Wimbledon playoff finalTras 5 temporadas en la League Two, el 30 de mayo de 2016 ante 57000 espectadores, el AFC Wimbledon ascendía en Wembley a la League One (3ª categoría del fútbol inglés) después de derrotar 2-0 en la final del playoff al Plymouth Argyle. Una gesta que cerraba el círculo abierto solo 14 años antes: durante la temporada 16/17, por primera vez, AFC Wimbledon y Milton Keynes coincidirían en la misma categoría.

Capítulo 3: su momento

Embed from Getty Images

Cuando 14 años después, el Milton Keynes (que todavía conserva en su denominación oficial el apelativo ‘Dons’ sustraído) visite Kingsmeadow lo hará compitiendo en la misma categoría, la League One, en la que comenzó su andadura en 2003 tras reciclar los restos del Wimbledon FC. El AFC Wimbledon les recibirá 3 puntos por encima en la clasificación tras avanzar pulgada a pulgada desde las profundidades del fútbol amateur inglés, consiguiendo lo que la ciudad de Milton Keynes y Pete Winkelman no se atrevieron ni a intentar: ascender categoría a categoría hasta ganarse el derecho a jugar en la Football League.

fans unitedMás allá de dos equipos, este martes se enfrentan dos modelos de fútbol antagónicos: el de quienes creen que todo lo pueden (comprar) porque todo lo tienen y el de quienes creen que el fútbol pertenece a los aficionados. Este martes, tras una travesía en soledad por el desierto, los aficionados del AFC Wimbledon podrán mirar orgullosos a su lado para encontrar a alguien que como ellos, ayudó a (re)construir un Club y un modelo basado en valores universales más allá de lo futbolístico: justicia, determinación, superación y lealtad.

Una preciosa historia que no ha pasado inadvertida en Hollywood, donde de la mano del guionista Richard Cordiner ya trabajan en la producción de una película en la que plasmar una hazaña que ha superado cualquier ficción imaginable.

Este martes cuando a las 19:30 eche a rodar el balón en Kingsmeadow lo hará como si nunca hubiera dejado de hacerlo desde 1889, transportando las ilusiones y anhelos de miles de aficionados wombles que permitirán que 11 privilegiados entrenados por el ex jugador Neal Ardley les representen en el terreno de juego durante el partido de sus vidas.

WimbledonFC1896

Si te pareció intersante, comparte esta entradaShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

El partido del siglo: Wimbledon – Milton Keynes (3/3)

Viene de ‘El partido del siglo (II): AFC Wimbledon, el Ave Fénix’

Su momento

Embed from Getty Images

Cuando 14 años después, el Milton Keynes (que todavía conserva en su denominación oficial el apelativo ‘Dons’ sustraído) visite Kingsmeadow lo hará compitiendo en la misma categoría, la League One, en la que comenzó su andadura en 2003 tras reciclar los restos del Wimbledon FC. El AFC Wimbledon les recibirá 3 puntos por encima en la clasificación tras avanzar pulgada a pulgada desde las profundidades del fútbol amateur inglés, consiguiendo lo que la ciudad de Milton Keynes y Pete Winkelman no se atrevieron ni a intentar: ascender categoría a categoría hasta ganarse el derecho a jugar en la Football League. Seguir leyendo “El partido del siglo: Wimbledon – Milton Keynes (3/3)”

Si te pareció intersante, comparte esta entradaShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone