Volver a emocionar

RCDE

Los grandes momentos se marcan en nuestra retina y condensan épocas, sensaciones y experiencias a las que en muchas ocasiones resulta difícil hacer justicia con palabras. Pensaba en ello mientras veía Marcats pel 21, segunda entrega de la terna de traumas que han marcado la historia reciente del Espanyol.

Leverkusen, Sarrià y Jarque han fundido en uno solo los corazones de miles de personas, blanquiazules o no. Emociones compartidas sin matices que nos han movido a la acción para construir tras la desolación inicial. Puntos de inflexión que han ayudado a cimentar una identidad luchadora y un tanto hermética. Una personalidad marcada por un instinto de supervivencia que nos hace especialmente hábiles en la adversidad.

Lágrimas, abrazos, suspiros, risas, nervios, ansiedad y miradas transparentes movidas por una energía; a veces constructiva, a veces lo contrario, que hacía latir esa gran trinchera de barricadas que es el Espanyol. Emociones que se han esfumado dejando paso por agotamiento a la indiferencia, el hartazgo y la resignación. Ilusiones que han muerto en un presente condenado a no tener más futuro que el previsible siguiente partido.

Demasiado tiempo apelando a la militancia, demandando un penúltimo esfuerzo para mantener a flote la nave. Demasiadas palabras vacías y promesas sobre papel mojado. Demasiadas exigencias sin retorno, incompatibles con un presente que nos exige el 100% de nuestra energía para superar ese partido diario que es hoy la vida. Demasiado cortoplacismo miope que nos ha robado los sueños. Porque eso es el fútbol: sueños colectivos sobre un tapiz verde; ilusiones compartidas y significados subjetivos e irracionales que hacen que la pelota siga rodando en campos como el nuestro, donde la razón lleva más de 113 años estrellándose.

No asoma por ninguna parte un proyecto al que poder sumar(se), ni un relato propio con el que identificarse. Falta energía y creatividad para transformar los retos en oportunidades. Falta voluntad para hacer realidad lo inverosímil y sobre todo, falta valentía para, al menos, intentarlo. Falta empatía con esa masa social que se aleja desencantada y, falta visión y grandeza para asumir que esto seguirá teniendo sentido sólo si el papel del aficionado del Espanyol va más allá del de cliente comparsa.

Sólo si los aficionados adquirimos un papel protagonista en la reconstrucción del Espanyol y en la (re)definición del qué y el para qué de este club, esto podrá seguir teniendo sentido. El club de las familias ha muerto. Los aficionados debemos decidir si con esa antigua idea de club dejamos languidecer también al Espanyol en un lento e imparable empeñecimiento que le condena a la anécdota.

Es difícil, muy difícil, pero echando la mirada atrás, ¿hay algo que haya resultado sencillo en la historia del Espanyol? Convendría al menos, que antes de dejarlo ir a su suerte junto a esa masa de clubes sin personalidad que sólo entonan estribillos de un pasado que ya se fue, intentáramos probar(nos) si somos capaces de moldear el club diferente e ilusionante con el que todos, en uno u otro momento, soñamos.

Merecería la pena que buscáramos la forma de construir un Espanyol de futuro que haga sentir orgullo a sus aficionados, que sea diferente en fondo y forma, que haga sentir parte a todo aquel que tenga algo que aportar, que deje de seguir la estela de otros para abrir caminos propios. Un Espanyol de todo aquel que sienta RCDE, sin etiquetas ni adjetivos.

Es una absoluta locura y creo que precisamente por eso, en nuestro caso, puede funcionar. Una locura colectiva que haga del Espanyol, de nuevo y entre todos, un club capaz de emocionar. Sí, definitivamente, no intentarlo sería una completa locura.

También puedes leer esta entrada en Tribuna Perica: http://tribunaperica.com/2013/12/30/volver-emocionar/

Si te pareció intersante, comparte esta entradaShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Pin on PinterestEmail this to someone

5 comentarios en “Volver a emocionar

  1. La re(definición) del club debe venir de la base. Estoy de acuerdo.

    Sin embargo, no quiero parecer pesimista aunque si realista si afirmo que mientras tengamos los dueños que tenemos nada va a cambiar sustancialmente. Su prioridad es que sus avales no se vean salpicados.

    Este y no otro es el gran motivo por el que los dueños del cortijo continúan…
    Te contaré algo: antes y tras la JGA 2012, en un ataque de rebeldía, conozco a más de uno y dos que vendieron sus acciones.

    Para que conservarlas si ya se vio que la mayoría de pequeño y mediano accionista está en contra de los actuales gestores pero su 71% de acciones impide cualquier cambio a positivo. La dictadura de las acciones.

    Y no te preocupes…si hay próxima ampliación de capital, volverán a comprar.

    1. Hola Ignasi, hay factores que no dependen directamente de nosotros pero debemos hacer valer nuestra capacidad de influencia.
      Realmente creo que los socios y aficionados podemos contribuir de forma decisiva a un Espanyol diferente y mejor.
      Gracias por tu comentario!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Warning: fsockopen(): php_network_getaddresses: getaddrinfo failed: Name or service not known in /homepages/17/d333400016/htdocs/wp-content/plugins/sweetcaptcha-revolutionary-free-captcha-service/library/sweetcaptcha.php on line 73

Warning: fsockopen(): unable to connect to www.sweetcaptcha.com:80 (php_network_getaddresses: getaddrinfo failed: Name or service not known) in /homepages/17/d333400016/htdocs/wp-content/plugins/sweetcaptcha-revolutionary-free-captcha-service/library/sweetcaptcha.php on line 73
Couldn't connect to server